La financiación de litigios (también conocida en el Reino Unido como Third Party Funding) supone que un financiador asume el riesgo de un litigio o arbitraje y el pago de los costes relacionados con dichos procedimientos, a cambio de participar en los potenciales beneficios que se obtengan, en el supuesto de que el caso tenga éxito.